El jamón, pieza clave de la dieta mediterránea


9 junio, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Novedades



Se trata de una gran fuente de proteínas y aporta también vitamina E y ácidos grasos
monoinsaturados

Son muchas las personas que apuestan por comprar jamón por Internet para disfrutar cómodamente
en casa de este producto esencial en la dieta mediterránea. Los expertos en nutrición insisten en que
su consumo es perfectamente compatible con las dietas enfocadas a la pérdida de peso, siempre y
cuando el resto de la alimentación sea sana y equilibrada.

Siempre han circulado falsas creencias sobre los efectos del jamón ibérico sobre la salud. Falsas
creencias que empresas como Bodegas Group se afanan en desterrar como por ejemplo que no se
trata de un alimento apto si se sigue una dieta hipocalórica o que no es cardiosaludable. Nada más
lejos de la realidad, es un alimento muy rico en ácidos grasos monoinsaturados, es decir, con muy
pocas grasas saturadas. De hecho, el jamón ibérico es una gran fuente de proteínas.

Comprar jamón por Internet es adquirir un producto que también es rico en minerales como calcio,
hierro y zinc y en vitaminas del grupo B. Contiene además ácido fólico, algo muy beneficioso a la hora
de prevenir enfermedades cardiacas. También aporta importantes cantidades de hierro que ayudan a
evitar o a combatir las anemias y la osteoporosis.

Los productos ibéricos de empresas como Bodegas Group destacan por su versatilidad. En el caso del
jamón, es perfecto tanto para tomar en el desayuno con aceite de oliva virgen y tomate como para
consumir en el aperitivo. A diferencia de lo que algunas personas, temerosas de los kilos de más,
puedan creer, el jamón ibérico es rico en grasas insaturadas como el ácido oleico e incrementa la tasa
de colesterol bueno (HDL). Y no sólo eso, sino que su alto contenido en vitamina E lo convierte en un
antioxidante natural. Se trata por lo tanto de un alimento 100% cardiosaludable.

El jamón puede ser de cebo, de recebo o de bellota. Las diferencias entre los tres tienen que ver sobre
todo con el sabor. En el primer caso, el cerdo ibérico es alimentado principalmente con cereales y
pienso. Por su parte, el jamón de recebo se obtiene de animales que han recibido una alimentación
mixta a base de bellotas y piensos especiales. El jamón de bellota es alimentado exclusivamente con
estos frutos. En definitiva, la alimentación del animal influye significativamente en el sabor y la textura
de la carne, algo a tener presente a la hora de comprar jamón online para saber qué producto elegir.

Comentarios