Escoger buenos profesionales puede amortiguar el impacto psicológico de una mudanza

Una clienta comenta satisfecha en la página de un servicio de mudanzas en Vizcaya. Según ella, la empresa ha hecho un buen trabajo al completar la tarea de forma rápida, eficiente y con una actitud positiva por parte de los profesionales, hecho al que otorga una especial relevancia ya que “no es fácil para una familia tener la casa en movimiento”. Y es que el impacto psicológico derivado de una mudanza puede suponer un verdadero problema para muchas personas. 

La palabra mudanza a menudo se relaciona con efectos negativos como la depresión, la ansiedad, el miedo al cambio o el estrés. Sin embargo, este humilde comentario nos recuerda que, como en la mayoría de situaciones que vivimos a diario, la actitud importa mucho.

Mudarse puede ser también algo positivo

Un estudio de la Universidad de Helsinki proporciona una visión más positiva de las mudanzas. El informe concluye que las personas que se mudan con asiduidad, tienden a ser más inteligentes y a tener un nivel socioeconómico más elevado. 

Esta relación puede deberse, según el investigador Markus Jokela, a la tendencia de las personas más talentosas y con más éxito laboral a trasladarse al centro de grandes ciudades por motivos profesionales, y a buscar lugares más tranquilos para vivir a medida que se establecen en una posición socioeconómica satisfactoria. 

Aunque es evidente que nadie, por inteligente y exitoso que sea, parece excluido de sufrir algunos de los desagradables efectos psicológicos que puede producir una mudanza; es más probable que alguien inteligente, con grandes dotes de organización y buen ojo para los negocios sufra un impacto emocional menor; ya que una buena planificación y la capacidad para escoger un buen servicio de mudanzas parecen cruciales a la hora de hacer más llevadero este tipo de situaciones. Esto quiere decir que las personas con dicho perfil se mostrarán menos reticentes a cambiar su lugar de residencia ante las nuevas oportunidades laborales, aunque estas impliquen grandes desplazamientos.

Pero mudarse no solo implica éxito económico desde el punto de vista individual. Que una empresa se vea obligada a trasladar su sede u oficinas suele ser un indicador de crecimiento y previsiones de prosperidad. Por supuesto, también es crucial no realizar esta operación de cualquier manera, ya que como nos recuerda la empresa de Mudanzas Alvaro, especializada en mudanzas de oficinas y corporaciones en Vizcaya, “las mudanzas de oficinas deben prepararse con mucho cuidado y antelación para tratar de que todo se haga de la forma más rápida posible, evitando así perder días de trabajo y efectividad que puedan afectar tanto a la buena marcha de la propia empresa como a los clientes de ésta.” 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de contratar una empresa de mudanzas?

Revisar las valoraciones y comentarios de clientes, como el citado al inicio del artículo sobre un servicio de mudanzas de hogar en Vizcaya, puede ser un buen comienzo a la hora de escoger la empresa adecuada, ya que nos sirve como primera aproximación y facilita el descarte de las opciones aparentemente más problemáticas. 

El siguiente paso es revisar detenidamente cuales son los servicios y las condiciones que ofrecen. Un buen seguro a todo riesgo y otro de responsabilidad civil, por ejemplo, pueden ahorrarnos muchos dolores de cabeza y pesares en el futuro si se produce alguna incidencia desagradable. 

Pedir presupuesto a varias empresas, una vez realizada la primera criba, nos ayudará a decantarnos finalmente por la que más se ajuste a nuestras necesidades y posibilidades. 

Poner nuestro granito de arena también es importante

Pero no todo queda en manos de los profesionales; como comentábamos, una buena planificación es muy importante.

 No lo dejes todo para el último día

Si no dejas todo listo con antelación y avisas a tiempo a la empresa de mudanzas, dificultarás el trabajo a los profesionales y cometerás más descuidos por culpa de las prisas del último momento. Además fomentas los efectos psicológicos negativos para ti y todas las personas de la casa o negocio. En este último caso incluso puede que se produzcan pérdidas económicas importantes. 

Aprovecha para deshacerte de lo que no necesitas 

Sencillamente no hay mejor momento para ello que antes de una mudanza. Reduces el gasto en embalajes, facilitas el proceso y contribuyes a mejorar tu bienestar al dejar atrás todo lo que no necesitas en tu nueva vida. 

Tómate un tiempo para ti y los tuyos

Realizar eventos como fiestas de despedida o de inaguración de tu nueva casa, pueden mejorar la experiencia de mudarse. Además, te ayudarán a despedirte correctamente de tus vecinos y darte a conocer en tu nuevo barrio. También puedes realizar un par de visitas por los alrededores de tu nuevo hogar, para conocer un poco mejor la zona y adaptarte cuando antes, una vez te hayas asentado definitivamente allí. 

  • Comentarios
  • 0